sábado, 22 de abril de 2017





Música para el fin de semana (que va a ser largo y de Marco Incomparable). Pauline en la playa. Que aquí somos muy fans, esto se sabe ya de sobra. Y vienen bien para desintoxicar.

Por lo demás, poco que añadir. Tormenta de mierda en el plano político. Sol y buen tiempo, con su poco de fresquito.

Y que mañana es Sant Jordi, día de regalar libros y tal. Yo no me canso de decir en fechas así, señaladas, que todavía quedan ejemplares de Un tesoro (by servidora y Víctor Rivas y editado por Dibbuks, you know). Además, vengo a contar aquí hoy que Reino de Cordelia publica estos días lo nuevo de Ángel de la Calle, Pinturas de guerra, que es una cosa brutal y maravillosa.

Y eso. Días tranquilos en el edificio Baxter.


lunes, 17 de abril de 2017




A principios de 1988 se produce un cambio que es casi una revolución, aunque desde nuestra perspectiva pueda parecer algo menor: la tira diaria de Peanuts ve modificado su formato. Hasta ese momento había mantenido una rígida estructura de cuatro viñetas iguales que en los diarios podían publicarse como tira o como cuadrado (dos viñetas arriba y dos abajo), lo que la convertía un poco en comodín de maquetación. En 1988 se reduce el tamaño, y Schulz empieza a experimentar con la secuencia de tres imágenes. O la de dos. Incluso con el gag de una única viñeta. Le cuesta un poco reencontrar sus ritmos característicos, pero tras unos meses de titubeos todo vuelve a fluir. ¡Y cómo!









Guiños: Snoopy busca una tarjeta para regalar al Barón Rojo el día de su cumpleaños, y se pregunta si le molará el gato de la competencia.


Peanuts. 1988.

sábado, 15 de abril de 2017




Música para el fin de semana. Nada como una sesión de Cooper para levantar los ánimos.

Poco más que añadir. Días de mucho jaleo en el Marco Incomparable (y yo ya no estoy para tanto trote). 

viernes, 14 de abril de 2017



Ando dándole vueltas a un par de cosas, ahora que he dejado en barbecho eso otro en lo que me embarqué muy a lo loco, y me he acordado del Salvados que Évole dedicó no hace mucho a las redes sociales y la adicción al móvil. Por nada, porque me mosqueó un poco (así, en general: por el tonito), y me acuerdo de lo que un "experto" (que ahora la gente se presente así, expertos en) planteaba a los chavales: que si alguna vez habían recibido un mensaje o una llamada de verdad importante, no de tu amiga que se ha emborrachado, sino algo IMPORTANTE (así, solemne). Para que asumieran que no pasa nada por apagar el móvil mientras están cenando.




Igual me voy a explicar mal, pero no entender que a los 15, a los 20, que tu amiga se emborrache, o que hable con ese chico por fin, o que te eche de menos en ese momento, claro que es IMPORTANTE; no entender eso, digo, es no entender nada. Me parece.

En fin, yo qué sé.
 

miércoles, 12 de abril de 2017



Hoy he aprendido algo importante: Abderramán II trajo a nuestra tierra las croquetas y la moda de la barba.

Wednesday fact.

Cosas que me ponen de buen humor.

Estrogenuinas. Acabo de dar con ellas (por puro accidente, como casi siempre) y ya están en mi top10 por cosas como este Nietzsche es mi fetiche.

Santa Clarita diet. Una comedia de situación que parte de una situación, sí, peculiar, y que juega con gracia y mucho desparpajo con un buen montón de clichés. Sin pretensiones, que también se agradece.

Los Cinco y yo, de Antonio Orejudo. Lo compré ya, empecé a leerlo hace un par de días. La cosa promete.

Torrijas.


domingo, 9 de abril de 2017

Cosas que me ponen de buen humor: aviones de papel que pueden ser mensajes secretos.




Días tranquilos en el edificio Baxter.